¡Ahorra o nunca! (El Caso de Rebeca)

Smiley face


Rebeca tiene 27 años de edad, ha trabajado durante 5 años en una empresa mediana que le permite disfrutar de ciertas libertades, pero cuenta con limitadas prestaciones. Ya que nunca ha ahorrado, continua viviendo con sus padres al no poder pagar una renta mensual de una casa o un departamento. Cuando se encuentra en una emergencia debe recurrir a ellos y de esa forma logra saldar los compromisos mensuales que tiene.

Se dio cuenta que debía hacer grandes cambios en su vida, ya que sólo así podría construir un patrimonio propio e independizarse. Así fue como Rebeca se puso como meta ahorrar durante los próximos 5 años de su vida, acercándose a un asesor financiero que le apoyara en el camino.

¡Manos a la obra!

Lo primero que hicieron fue poner sobre papel los gastos de Rebeca, separándolos en fijos y variables. En los gastos fijos se encontraban el pago a celular, su auto (el cual le faltaba un año y medio para liquidar el saldo), comida, despensa y gimnasio. Y sus gastos variables era cafés, salidas de la ciudad algunos fines de semana, ropa, regalos, cine, etc.

Cuando terminaron de hacer el cálculo de sus gastos y lo compararon con sus ingresos había una brecha que refería a más dinero gastado. Rebeca no podía explicar en qué los había gastado, por lo que su asesor financiero le explicó que ese dinero se había ido en gastos ?hormiga?, mismos que refieren a pequeños gastos a diario en los que desembolsamos cantidades de dinero que parecieran insignificantes, pero que al final del mes se vuelven grandes desembolsos de dinero.

Una vez que determinaron los números, establecieron un presupuesto semanal al cual Rebeca debía apegarse si quería cumplir con las metas que se propuso. Decidió gastar la mitad del dinero que destinaba a diversión y a gastos hormiga por semana, lo cual representaba un desafío para ella debido a que estaba acostumbrada a gastar con recurrencia. Por último, apartaron el dinero que requería para compromisos y gastos fijos, ya que son pagos que forzosamente debía realizar mes a mes.

¿Qué sucedió en el trayecto?

Rebeca decidió incrementar un poco el límite de sus gastos hormiga y su diversión, ya que su presupuesto era muy restringido a un inicio y no le permitía disfrutar de varias actividades. A pesar de eso, Rebeca decidió que ahorraría todo lo que le sobraba mes a mes, y de esa forma podría compensar esos gastos.

Cuando dejó de pagar su auto, decidió que la mitad del pago se destinaría al ahorro y la otra mitad a gastos variables. De igual manera, cuando subieron su sueldo decidió que la mitad del aumento lo destinaría al ahorro y la otra mitad a gastos hormiga.

¿Qué logró?

En tan sólo 5 años Rebeca ahorró la cantidad total de $200,000.00

Así fue como se dio cuenta que ahorrar es una actividad posible cuando te acercas a expertos en el área que no sólo te digan qué hacer, sino que estén a tu lado impulsándote a cumplir los compromisos que haces por tu bien.

Rebeca rompió el mito de que ahorrar implica sufrir si deseas lograrlo, ya que durante los cinco años pudo gastar más al mismo tiempo que ahorraba. Al final del tiempo destinado, logró tener un capital que le permitirá llevar una nueva vida. Ahora su meta para los próximos 5 años es juntar el doble.

Y tú, ¿qué harías con $ 200,000.00 pesos?

Escríbenos a: contacto@findie.com.mx